Vacaciones de los autónomos

Las vacaciones de los autónomos

¿Cómo son las vacaciones de los autónomos? ¿Tienen derecho a días libres, como los empleados por cuenta ajena? Se trata de un tema controvertido.
Los autónomos son profesionales independientes que no tienen que rendir cuentas ante la empresa. Y pueden tomarse unos días de descanso sin pedir autorización. Pero este período de vacaciones no es retribuido y afecta al nivel de facturación del que dependen los beneficios.

Si no se trabaja y no se planifica bien, también se pueden producir incumplimientos de contrato, retrasos… Y clientes descontentos. Así que en muchos casos las vacaciones de los autónomos no existen, porque deciden no cogérselas.

En concreto, según la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), uno de cada dos autónomos no se irá de vacaciones este año. Y de los que se van, más del 70 por ciento lo harán menos de 15 días.

Problemas de salud

Esta situación afecta negativamente a la salud y a la productividad de este colectivo profesional. Por un lado están el cansancio acumulado y el agotamiento mental, que reducen la capacidad de atención y rendimiento.

Por otro, los crecientes niveles de estrés laboral. Hay que tener en cuenta que la demanda de trabajo, la exigencia en plazos y fechas de entrega, y las largas jornadas laborales ya generan bastante ansiedad y tensión emocional en el colectivo. Además de problemas de conciliación familiar y personal.

Por ello, es recomendable que se tomen un período de descanso. Y si no puede ser muy largo, planificar unas vacaciones cortas para hacer frente a la fatiga mental.

Para ello, hay que organizarse con antelación para evitar problemas administrativos o con clientes y proveedores. Se pueden establecer contactos por email en un horario de mañana, por ejemplo, y un teléfono para casos de emergencia.

Darse de baja

También es recomendable preparar las vacaciones de los autónomos a lo largo del año, con un fondo que permita afrontar un período sin facturación.

En este sentido, existe una duda importante. ¿Conviene darse de baja en vacaciones en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos de la Seguridad Social?

Esta práctica para ahorrarse los costes de la cuenta en un mes en sin facturación no es aconsejable.

Por un lado, se perderían las bonificaciones sobre la cuota de autónomos, como la tarifa plana de 50 euros. Por otro, puede suponer una reducción en la pensión de los autónomos en edades próximas a la jubilación. Además, darse de baja y de alta implica gastos administrativos.

Las vacaciones de los autónomos dependientes

Dentro de los autónomos hay un caso especial en el que la ley es más clara. Las vacaciones de los autónomos económicamente dependientes.

Se trata de autónomos que reciben el 75 por ciento o más de sus ingresos del mismo cliente o empresa. Y que tienen suscrito y registrado un contrato que regula dicha situación.

En estos casos, la ley establece que tienen derecho a 18 días hábiles de vacaciones anuales. Un período que se suma a los descansos semanales y festivos acordados. Y, por lo tanto, ya no pueden organizarse libremente.

No obstante, se trata de trabajadores autónomos. Así que estas vacaciones no están pagadas por la empresa o el cliente que los emplea.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *