Fotógrafos profesionales de bodas

Parece que la crisis va pasando y el romanticismo vuelve a inundar el día a día. Las bodas vuelven a ponerse de moda y con ellas vuelven las vacas gordas para todos los profesionales que viven de ellas: empresas de catering, organizadores, fotógrafos de boda, orquestas, dj’s, restaurantes, lugares de celebración, agencias de viajes…¡y hasta la iglesia!

fotografo-bodas-profesional

Fotógrafos profesionales de bodas

Aunque la crisis ha servido para hacer una criba importante en el mundo de las bodas y los que se mantienen en pie son los que de algún modo han sabido adaptarse a la situación (cerrando el estudio, realizando otros tipos de trabajo, etc.) elegir a un buen fotógrafo de bodas no es tan fácil como cabría presuponer.

Algunas novias afirman que encontrar un buen fotógrafo de bodas es casi más importante que encontrar a una buena pareja. Obviamente es una exageración, pero no les falta razón.

Todo dependerá de la ilusión y la importancia que cada uno le otorgue al casamiento, pero es cierto que será un acontecimiento único que pasará volando y que no estaría mal tener unas buenas fotos de recuerdo para poder recordarlo.

El sustituto

Como en casi todas las profesiones es muy común que un familiar con una cámara reflex se convierta en el fotógrafo oficial del evento, apuesta que en ocasiones sale bien y en otras,… pues casi sería mejor repetir la ceremonia.

Consejos

El consejo está claro: contratar a un fotógrafo profesional. Los hay para todos los gustos y precios y no hay que buscar mucho para encontrar al que se adapte perfectamente a nuestras necesidades. ¡Qué después las fotografías son para toda la vida!

Otro consejo es reunirse con varios fotógrafos, pedir presupuesto, portfolio y tomarse un tiempo de reflexión antes de dar el “sí quiero” a uno de ellos. Las decisiones importantes no deben de tomarse a la ligera.

Empresas que se forjan alrededor de un buen café

No puede ser casualidad el hecho de que muchos de los emprendedores y emprendedoras que hoy en día cuenta su experiencia profesional comienzan la historia por “un día tomando un café con…”.

El café, las empresas y los emprendedores

El ritual de tomar café implica relajación, conversación y conexión con la otra persona. Se habla y se piensa mucho mejor alrededor de una taza de café. Café o la bebida que sea, es decir, el “café” es solo la excusa, lo importante es ese momento.
También forma parte del día a día de empresas y administraciones, el equipo se vuelve una piña a la hora del desayuno, a veces continuando temas laborales y otras veces comentando problemas y triunfos personales.
Incluso en la soledad del freelance el café tiene su papel importante, esa taza de café junto al teclado del ordenador en casa, en el Starbucks más cercano o en el centro de coworking. Sorbito a sorbito el trabajo resulta más llevadero.

cafe-starbucks-laptop
Y por supuesto el deseado momento del coffee break, el rey del networking en eventos, congresos y ferias, es la hora del recreo en la que podemos intercambiar tarjetas, ideas y proyectos. Acudir a unas jornadas sin pausa para el café te deja un mal sabor de boca, un regusto a “podría haber sido mejor”.

coffee_break_emprendedores
El café en la empresa es incluso símbolo de comienzo: “Hola soy el nuevo ¿en qué puedo ayudar? Tráeme una taza de café, con dos azucarillos por favor.” Y también es símbolo de esfuerzo y dedicación, acompañando las largas jornadas de trabajo para combatir el sueño.
¿Recordáis esa famosa serie que se emitió en diferentes países que giraba en torno a una máquina de café de una gran empresa? ¡Qué mejor prueba que esa de que el café puede convertirse en el centro gravitacional de un negocio!

camera-cafe-empresa

Este artículo solo pretendía justificar el por qué un blog destinado a tratar temas relacionados con los negocios, startups y tecnología se llama “el café”, pero se ha convertido en una oda a tan preciada bebida ¡voy a tomarme un café para celebrarlo!