Currículum ciego

Currículum ciego contra la discriminación

El acuerdo del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad con 78 empresas para desarrollar el currículum ciego ha sacado a la palestra este modelo. Su objetivo es evitar que los estereotipos y prejuicios influyan en la recopilación de ofertas.

Las empresas formarán grupos de trabajo para estudiar cómo desarrollar este CV, según las características y selección de candidatos. Y firmarán un protocolo, una vez listas las conclusiones. Entre las firmas están el Banco de Santander, KPMG o la Universidad Politécnica de Valencia.

El currículum ciego no lleva foto, nombre, edad o nacionalidad. Así, se evitan las actitudes discriminatorias por alguna de estas razones hacia la persona que concurre a un trabajo.

Mujeres, jóvenes y mayores de 45

Al omitir la información personal y la fotografía, el currículum ciego destaca la trayectoria académica y profesional, logros y competencias.

La ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, ya manifestó en 2016 su intención de elaborar con las empresas un código de buenas prácticas. Entre ellas se incluiría el currículum ciego.

El objetivo era incrementar la incorporación de la mujer al mercado de trabajo, puestos de mando y empresas tecnológicas.

Sin embargo, un currículum anónimo beneficiaría también a los jóvenes y a los mayores de 45 años. Dos colectivos que actualmente tienen muchas dificultades para encontrar empleo -por no hablar de las embarazadas y personas con minusvalía-.

Un paso más

Mientras que España se prepara para valorar el funcionamiento del currículum anónimo, otros países han superado la fase de prueba. Otro objetivo de esta iniciativa, por tanto, es no ir por detrás de Alemania, Francia o Suecia.

Asimismo, hay países, como Reino Unido, que han dado un paso más en la aplicación del currículos ciego. Evidentemente, el nombre, la edad y la foto no tienen relación con las capacidades, en muchos procesos de reclutamiento. Pero, ¿y el centro de estudios?

Algunas firmas de abogado británicas están omitiendo la universidad, porque puede ser una vía para juzgar las competencias del candidato. A todos nos vienen a la cabeza instituciones como Oxford o Cambridge, cuya mención puede condicionar la selección.

De hecho, cuando yo elegí universidad –pública-, muchos pensaban que no había nada que hacer frente a los licenciados de la privada de la ciudad…

Redactar un currículum ciego

Otra forma de completar el currículum anónimo es lo que hacen en EEUU, donde son habituales. Hace años que las orquestas más importantes realizan las audiciones a ciegas, con el candidato tocando detrás de un biombo.

Hasta llegar a esa fase del proceso –audiencia, entrevista u otros filtros-, ¿cómo puedes redactar un currículum ciego?

Como hemos dicho, no debes incluir la foto, edad y nacionalidad. En vez de tu nombre y apellidos, debes poner un código alfanumérico. Y, muy importante, una cuenta de correo electrónico en la que figure dicha clave: p.e. CÓ[email protected]

Es muy importante destacar tu formación y competencias y las habilidades técnicas y personales. (Aunque, como hemos visto, la discriminación se puede producir en este apartado).

Este tipo de CV se envía por Internet, para no ver a los candidatos. Tras una primera criba, la empresa puede pedir otras pruebas.

Puede solicitar un test de resolución de problemas psicológicos a través de una plataforma digital, por ejemplo, antes de llegar a la entrevista.

Es en esta prueba presencial donde evaluará la comunicación verbal y no verbal y otras habilidades. Además de detectar posibles fraudes.

Un comentario en “Currículum ciego contra la discriminación

  1. El curriculum ciego, o “deshumanizado” como lo vengo denominando yo desde hace años, además tiene otras ventajas, como la de apostar por el talento más que por los títulos. Para esto hay que hacer algunos cambios estructurales y tal, pero después de varias pruebas personales, estoy convencido de que puede ser una nueva herramienta muy potente para los arcaicos y aburridos procesos de selección. El factor determinante que por mi experiencia falla, es el lado de la empresa. Que por ahora, muchas empresas que “buscan talento” y “apuestan por las personas” a la hora de la verdad, rechazan este tipo de iniciativas porque sus motivaciones son más publicitarias que funcionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *